preguntas

Estos son días de preguntas. Aunque las navidades parezca que nos hablan de certezas, la cuestión vital de estas semanas tan duras como nostágicas de un tiempo originario que seguramente nunca existió tal y como lo imaginamos, es la pregunta que cada uno se plantea como puede. Normalmente viene a ser esta: ¿ como es posible que me haya pasado a mi esto ?. Si uno guarda todavía un poco de compasión por la familia, ¿ Como es posible que nos haya pasado esto a nosotros?. Después de los cuarenta, y antes si vienen mal dadas, el asunto de las navidades no anda muy lejos de lo que les digo sin querer ofender a nadie.
El editor, además, tiene otras preguntas que se le van cayendo desde las librerías que visita, con su cuartos habilitados para envolver de regalo. ¿ Como es posible que los libros mas vendidos de los últimos años, sean novelas y relatos difíciles, duros, casi para profesionales y que , sin embargo, revientan las ventas, pasan por encima de los bodrios de autoestima y de los rosacruces de turno ? ¿ Que misterio encierra ?
Veamos quién me explica los miles de lectores de la historia de Sánchez Mazas, de la reflexión sobre la cobardia, de la voluntad del matador cuando se topa con los ojos de la víctima. Piensen en el porqué de los miles y miles de lectores de un encuentro que se pospone durante decadas en clave de honor, escrito por un suicida húngaro exiliado en los Estados Unidos de América. Que alguien me hable del interés que se puede sentir sobre mas de cien sagas que conviven en mil páginas de un ruso que solo habla de la libertad sujetando el relato en apellidos imposibles.» «Soldados de Salamina», » El último encuentro» o » Vida y destino» han vendido tanto como para sostener a sus editoriales unos cuantos años.
¿ Quién compra estos libros que parecen destinados a minorias incapaces de gobernar económicamente la derrota?. Una pregunta sobre otra pregunta: ¿ Y sin fueran los mismos que se ahogan en la pregunta del principio ?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.