inventario

Repaso algunas notas de mi estancia en Mojácar: muy llovido, niebla en la sierra, verde, azul turquesa sobre el mar, dos barquitos de vuelta al amanacer; los mismos todos los días. Un lomo de atún muy poco hecho, mi prima leyendo al sol y un té verde de Piluca en su terraza de colores.
Sobre las lecturas, un libro de Fernando Zobel con sus citas preferidas sobre arte, una buena novela de legionarios y un libro magnífico sobre el carácter argentino. Marcos Aguinis » Un país de novela». Tengo apuntado:

» Un exceso de protesta en la democracia evidencia que persiste un comportamiento anacrónico. Seguimos actuando como si no hubiera pasado el tiempo, cambiado el sistema y modificado el clima social. Es decir que nos resulta difícil saltar de la protesta a la propuesta. La protesta implica subordinación, porqué reclama al otro la resolución del problema. En ese sentido la protesta equivale a inmadurez, impotencia y pasividad, exactamente lo contrario a lo que significa la propuesta».

De esto se trata mucho en el libro de Quijano, pero me imagino que saldrá poco. En este mundo ( tan lejos de Mojacar ) lo que no sea titular, carece de sentido. Una pena y al tiempo una alegría ser consciente de tener un lugar. Un sitio donde uno es quién es. Donde el reconocimiento surge de uno mismo. De la profundidades azules del mar que llevamos dentro.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.