amigos

Por razones de enmienda estoy volviendo poco a poco a las nuevas salas de cine con palomitas y cocacola. He acertado un par de veces y un poco envalentonado ando ahora sobrevolando desilusiones sin darle demasiada importancia. La otra tarde estuve viendo » El buen pastor » una cosa sobre la CIA con alguna pretensión. Nada de nada. Lo cuentan mucho mejor Le Carré y Green y uno recuerda con pasión los domingos en que pasaba la tarde entre Smaly y el Carrusel Deportivo de Vicente Marco. En fin.

En un momento de la película un personaje le cita a otro unos versos irlandeses que vienen a decir algo así como : un amigo hoy, una desgracia para mañana. Aún así, insiste el protagonista,
por nada del mundo quisiera morir solo, sin amigos.

¿ Como está la radiografía de la amistad hoy ? ¿ De que síntomas de salud goza ?. Parece que lo conveniente de la amistad hoy es parcelarla( tener amigos para el tenis y otros para el teatro), temporalizarla ( de vez en cuando ) agotar su funcionalidad ( que sirva para algo ) garantizarla en sus límites ( no ponerla en peligro, abortar cualquier confrontación que pueda anunciarse en el horizonte). Borrar de la amistad cualquier vocación de eternidad, admitir el riesgo, abundar en lo que tiene de desafio a la sangre está prohibido.

Fuera de esto la amistad no es nada. Ruido sin nueces. Almas que lleva el diablo. Nada.

El editorlo sabe. Cada vez que rechaza un original, una cubierta, una corrección, un tipo, corre el riesgo de enfrentarse a la radiografía de la amistad en esta época adolescente donde parece ser que nadie quiere jugar de adulto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.