inalámbrico

Me apena la situación de un hermano mío, periodista de la Ser , que debutaba ayer en el Nou Camp con un el único micrófono a pie de campo para la ciudad impar cuyo equipo , además, descendió en el evento.
Por lo que oí, tras grandes y difíciles batallas consiguieron la exclusiva de la posición, solucionaron graves problemas de retorno y forcejearon con su compañeros para finalmente acceder a las palabras sagradas de uno de los suplentes apalancado en el banquillo:
» No hay nada decidido, dijo la estrella. Habrá que luchar hasta el último minuto».
Fin de la historia, ya me contarán.
Alfaguara acaba de publicar los «Retratos y Encuentros» de Gay Talese padre del nuevo periodismo según Thomson, y me imagino que aceptado por Wolfe y Mary Mc Carthy en su mágnificos nueve reportajes sobre el Watergate, escritos toos sin entrevistar a nadie, solo pegando la oreja.
A mí lo que más me gusta de esa veta literaria es un artículo de Truman Capote sobre la jornada de una mujer que adecentaba casas de confianza y va encontrándose trozos de las vidas de los dueños que entremezcla con la suya mientras pasan las horas laborales de un día eterno.
» Siempre hará alta un buen periodista que salga a la calle para escuchar a la gente» , dice Talese en una entrevista reciente desde sus setenta años.
A mi hermano le recomendaria , si estuviera legitimado, que le dieran por culo a los suplentes y buscara en las aguas del fútbol hasta encontrar el sonido de los manantiales que guardan celosos los hombres de a pie. Los personajes. Que se alejara de la actualidad, vamos.
Lo demás es basura que unos huelen y otros terminarán oliendo.

Pd.- Del cinco por ciento de los funcionarios que tanto me preguntan, nada que objetar. Si cabe, porqué no se lo quitan también al Banco Popular, a Caja España o Banesto, por ejemplo. De los beneficios netos, por supuesto.

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.