cervantes

Se ha ido la luz de San Juan, la luz de Junio, y el cielo tiene ahora una azul menos fuerte, un azul casi bebé, que va ir perdiendo fuerza en favor del verde de las viñas hasta que llegue la virgen, sin avisar, y tengamos que admitir que el otoño se anuncia y se acaba el tiempo de conejos. Llega Agosto.

El editor en Agosto solo lee Cervantes, y mayormente Don Quijote de la Mancha ,y cosas de la vida de Cervantes que viene a ser lo mismo, porque en mi opinión el autor se adentro en las aventuras del hidalgo para cubrirse de las ofensas de la vida, que en su caso fueron muchas,
dando en desatinar con las correrías de su pareja, tan delicada, tan elegantemente humana como una conversación que es de lo que se trata. Como cada año, yo comienzo por el mismo capítulo de Sierra Morena donde se habla del asunto:

» ¿pero vuestra merced que causa tiene para volverse loco?. ¿Qué dama le ha desdeñado o que señales le dan a entender que la señora Dulcinea del Toboso ha hecho alguna niñeria con moro o cristiano «.

» Ahí está el punto- respondió don Quijote- y esa es la fineza de mi negocio; que volverse loco un caballero andante con causa, ni grado ni gracias. El toque está en desatinar sin ocasión y dar a entender a mi dama que si en seco hago esto, ¿ que hiciera en mojado?».

Vuelve el Quijote, se va la luz de Julio. El tiempo pasa, nos vamos poniendo viejos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.