vida privada

Para el escritor pocas cosas tan emocionantes como ver la pequeña luz amarailla en la habitación de una casa mientras camina en solitario. En esa luz habita la vida privada, la intimidad, el crecimiento. Mientras la ciudad llena los bares, el hombre, la mujer, el niño, o todos juntos, construyen su vida, la llenan de proyectos, se ilusionan y avanzan con la valentía de intentrar descubrir su futuro. En las conversaciones secretas de la intimidad, en la melodía de la vida privada, se habla un lenguaje de siglos que ahora parece difuminado y turbio.

Según la corriente judía de escritores mas recientes ( Amos Oz, Aharon Appelfeld y el propio Steiner ) la literatura guarda el secreto de ese leguaje último que hablaban los hombres, los animales y las cosas. Voces que permitían nombrar el orden secreto del universo. » La literatura, si es literatura de verdad – sostiene Appelfeld- es la melodía religiosa que perdimos, el contacto con los contenidos ocultos del alma. En la escena hay mucho silencio, mucha atención y relaciones llenas de delicadeza».

Sepa el ladrón que cuando roba en nuestra casa, roba también intimidad, vida privada, construcción de seres valientes. Sepa el escritor que cuando escribe sin nada que decir, haciendo uso del mercado, nos evilece a todos. Unos y otros deben volver a sus tumbas y dejar de hacer ruidos innecesarios. Hay gente que trabaja.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.