resistencia

Hemos sido educados bajo el manto de ciertas construcciones que ahora hay que desmontar para seguir viviendo. El fondo sobre la forma, la creación sobre la construcción; dos ejemplos.
Con la edad , me inclino antes las formas y siento un miedo grande delante de los fondos, sobre todo si llevan aparajedos cualquier aditamento acerca de la verdad y eso. Como mi viejo amigo, el marqués de Quintanar, en cuanto oigo hablar de la verdad saco la escopeta ( él lo decía del medio ambiente, que conste ). Alfonso Quintanar me enseñó mucho de formas y, más, del concepto de formal. Llego a decirme que en su casa no había nada informal y me convenció del todo una noche en la que preguntamos sobre la vestimienta para una invitación en casa de un conocido común.
Sobre la creación y la construcción me remito a los relatos bíblicos que aunque supongo simbólicos me suenan siempre a dibujos animados y a gente desocupada , propensa a la explicación aunque no se la pidas. Me ha intersado siempre mucho más la construcción sobre todos desde que leí a Bergier cuando decía que a Dios siempre se llega con las manos.
La construcción tiene que ver con la resistencia, un concepto poderoso del que no parece ocuparse nadie ultimamente. Yo lo aprendí en Bhohoffer ( no se si lo escribo bien ) y me atrapó hace unos años. La resistencia, tiene que ver con aquel viejo Coronel , Aureliano Buendía, que promovió 32 levantamientos armados y los perdió todos.
Aunque solo sea por esa frase el mundo literario no hubiera podido seguir viviendo sin García Marquéz.

Comentarios

  1. He terminado de colocar las mil piezas de un puzle por el reverso, fijándome solamente en la forma. Me queda el orgullo de haber sido capaz de construirlo, sin embargo tengo la sensación de haber recurrido a lo más fácil y de estar perdiendome lo que es la esencia.
    Me explico, lo que supone el poder ver en toda su magnitud la creación de un precioso paisaje.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.