poetas

Los poetas están ahí como están las farmacias de guardia, los amigos y los bares de confianza: para cuando se les necesita. Viven en un estado de servicio permanente, responsablemente en su lugar, quietos, imperturbables ante el desaforado ir y venir de las gentes.
Uno , a veces , busca una palabra como quién ha perdido nuevamente las llaves de casa, o necesita un grito, o una pequeña buhardilla donde cobijarse de una ofensa,  un desamor grande o pequeño. El poeta, entonces, aparece allí donde se le espera, quieto , en medio del silencio. Heroicamente vivo en medio de nosotros y nos dice con su propia voz , su propio poema. Y los versos nos curan, nos encienden la luz , nos envuelven y nos bridan el reposo que suplicamos.
Fue Luis Felipe Vivanco quién dijo : » ser poeta, orientarse como esa luz dudosa cruzando el descampado, y en vez de tener una existencia brillante , tener alma «.
 En estos días he tenido que acudir a Claudio Rodríguez para buscar en él sentido. Allí estaba tan humilde, tan guapo de joven, tan verdadero una vez alcanzado por el tiempo. » Alto jornal » y » Lo que no es sueño » me han devuelto el consuelo y la fé de la que carecía en el momento. Pero ha sido un poema muy querido de Jiménez Lozano, en un reencuentro bien gracioso, quién me ha regalado el rumor de la vida por debajo. Con Jiménez Lozano he pasado horas enteras en otro tiempo, con Claudio Rodríguez no tuve siquiera la oportunidad de un apretón de manos. Da igual . Hace años que son los dos de la familia. Les dejo con el poema. Un abrazo para todos.

El Precio

Matinales neblinas, tardes rojas,
doradas, noches fulgurantes,
y la llama, la nieve;
canto del cuco, aullar de perros,
silente luna, grillos, construcciones de escarcha;
amapolas, ancianos y desnudos
árboles de invierno entre la niebla,
los ojos y las manos de los hombres, el amor y la dulzura
de los muslos, de un cabello de plata, o de un color caoba;
historias y relatos, pinturas y una talla.
Todo esto hay que pagarlo con la muerte.
Quizás no sea tan caro.

2 comentarios

  1. Un poema precioso ya publicado en su libro "Elogio a las estaciones". Como el precio ya sabemos cual es, no dejemos de expresar aquello que nos hace sentir, vibrar, vivir!!!!

  2. Muchas gracis por el comentario y para la referencia a un libro muy querido por lo que tiene de apuesta por la vida desde el dolor, amable lectora.
    Me viene a la memoria , al tiempo, una milonga muy pampera:

    Si me llaman señor/ agradezco el homenaje / pues soy gaucho entre el gauchaje / y son para mi los agravios / que le hagan al paisanaje.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.