la vuelta

» El descubrimiento de la lentitud » es una buena novela de Sten Nadolny que se ayuda de la vida del marino John Franklin para desarrollar las claves del desconocido mundo de los lentos. Yo recuerdo haberla regalado un par de veces siempre como mucho éxito y para sorpresa del homenajeado.
A mí ahora ( desde hace años para se más exactos ) me preguntan mucho por lo que quiero hacer , en general o en particular, y suelo contestar que estarme quieto. Mi anhelo principal es la quietud, el encontar un sitio desde donde mirar el mundo. Atento, gozoso, emboscado, encastillado , el lento pasa la vida en busca del detalle que pueda reconstruir el desastre.
La vuelta esta del final del verano- septiembre para entendernos- altera un poco a los lentos que no son de alterarse con facilidad , para ser sinceros.
El editor tiene que ponerse ya en en serio con el libro que se presenta en octubre, comenzar a pensar en el de primavera, hablar con unos y con otros. Al pensarlo siente el vértigo de no saber de dónde sacara las fuerzas. Luego respira hondo como el viejo león y salta por la presa.
Durante un par de semanas irá y vendrá. Cenará y comerá con otros. Peleará como si fuera la primera vez y volvera a ilusionarse como un colegial con el amor romántico y torpe.
Quién le vea pensará que está hecho un tío.
El editor en el fondo, sin embargo, seguira pensando que lo que de verdad le gusta es estarse quieto.
De contradicciones vive el hombre.

3 comentarios

  1. Con todo cariño y sin rencor LO MEJOR PARA VD.
    "por eso tengo que volver
    a tantos sitios venideros
    para encontrarme conmigo
    y examinarme sin cesar,
    sin más testigo que la LUNA
    y luego silvar de alegría
    PISANDO piedras y TERRONES,
    sin más tarea que existir
    sin más familia que el camino"
    PABLO NERUDA.Fin de mundo "el viento"
    Las ventas pueden parecer castillos, conocer el cómo y el porqué puede que modifique el paisaje de la página 30 de uno de sus libros, y a quienes creíamos verdugos son víctimas que pretendieron aminorar y retrasar el mal previsto. El desastre inevitable vino después. NO JUZGAR

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.