intimidad

La intimidad no tiene mucho que ver con los anuncios de ellas en las tele, ni con las sinvergonzadas de ellos en la agenda. La intimidad es un derecho, una tarea, una aventura llena de piratas que intentan hacerse con nuestros tesoros para, después tirarlos por la borda.
En » Vida y Destino «, la novela del momento,el autor pone en boca de uno de sus personajes, a punto de caer en desgracia política y dar con sus huesos en un campo de concentración hasta la muerte mas indigna:

» El poderoso estado era incapaz de invadir la esfera de los padres, los hijos, los hermanos, y en ese día fatídico su admiración por las personas con las que ahora estaba sentada se manifestaba en el hecho de que su victoria les daba derecho a hablar no de lo que le era impuesto desde el exterior , sino de lo que existía en el interior, dentro de cada ser humano».

Hay que leer el párrafo desde la nueva muerte sembrada por el maligno, desde la ofensa profunda familiar, desde la noche hospitalaria del enfermo sin esperanza, desde la proximidad de las navidades, desde el duro desencuentro con un amigo. Frente a la barbarie, intimidad. Esa es la lucha hoy. La libertad tiene su precio.

El editor en estos días comienza la preparación de un libro que saldrá dentro de un año y que trata de estos temas. Un libro de aforismos que necesita encontrar su formato, su papel, su caja, su identidad que ahora mismo vive en la pequeña burbuja de una idea. Hay cosas que solo se pueden hacer despacio, remontando como el salmón el hilo del lenguaje.
Y uno, que quiere que les diga, tan contento.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.