el mal

Desde diferentes ámbitos, con distintas voces, hace meses que llegan sin interrupción libros sobre el mal a las estanterias de nuestras viejas y queridas librerías. No son libros al uso sobre secretos de sociedades secretas, ni recorridos por las praderas de la droga y el alcohol metílico. Son libros inquietantes de autores duros cuya vínculación con el mercado va mas allá del simple éxito: La carrretera, una casa en el bosque, el pijama a rayas, vida y destino o las benevolas, son los títulos seguramente mas vendidos de las pasadas fiestas familiares. Todos ellos con una referencia expresa al mal, a la verguenza del mal , a la presencia del príncipe entre nosotros.
¿ Tiene explicación este curioso fenómeno ?
La presencia del mal socava la relación de confianza del individuo para con el mundo, altera en profundidad su ligazón convirtiendo el cosmos de nuestras vidas en un caos; digamos que altera el elemento direcional de lo creado. El mal nos pone en contacto con el desorden que arruina progresivamente nuestra propia persona y las de los que nos rodean.
¿ Es esto lo que no está ocurriendo ? ¿ Pudiera ser tambien que estuvieramos tomando conciencia y elevando nuevas y mas seguras barreras para impedir su paso ? ¿ Pudieran ser ambas cosas a la vez ?
Alguien dijo de esta época que se trataba de una bella catástrofe. Quizás no estuviera tan lejos de eso que llamamos cierto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.